Account  |  Contact Us       
Home
 


 
 Home  >  The Quran Project Store  >  'Love of Allah' Salah Book
 >  El amor de Allah: Vive la belleza del salat
 

El amor de Allah: Vive la belleza del salat


¿A veces sientes que tu Salat (rezo) no está teniendo el efecto que debería te-ner en ti y en tu vida? ¿Has considerado alguna vez, que quizás es porque nole estás dando la importancia que merece? Parece que hemos perdido (o quenunca nos han enseñado) la habilidad de conectar en el momento del Salat, lacual marca la diferencia y tiene un efecto sobre nosotros.

Considera los siguientes ejemplos de aquellos que nos precedieron:

  • En una ocasión, los musulmanes estaban liderados por el Profeta

    en su camino al campo de batalla. Durante el viaje, el Profeta orde-nó a dos de sus compañeros -uno era de los Ansar (auxiliares) y elotro era de los Muhajireen (emigrantes)- que se quedaran protegién-dolo. Así lo hicieron, y el Muhajir decidió descansar mientras que elAnsari se quedó de pie rezando. Apareció un enemigo y se acercó alansari clavándole una flecha en el pecho. El Ansari, se arrancó la fle-cha del pecho y siguió rezando. El adversario le clavó una segundaflecha y otra vez el Ansar se la quitó y continuó rezando.

  • Una tercera flecha le alcanzó, pero esta vez el Ansar no pudo soste-nerse en pie y cayó sobre su ruku (inclinado) sangrando y luego en su-jud (postración). El agresor huyó al tiempo que el Muhajir corrió aayudar a su hermano, y le dijo: “¡Subhana Allah! ¿Porque no me avi-saste cuando te clavaron la primera flecha?” El Ansar respondió: “Es-taba en medio de una bella sura y no quería interrumpir la recitación”.

  • Al Imam Bujari una vez le picó una avispa 17 veces mientras rezaba.Cuando terminó, sintió cierta incomodidad y preguntó si alguien sabíalo que le había pasado.

  • Ibn Zubair se mantuvo firme e inquebrantable en su salat mientras lascatapultas de fuego explotaban a su alrededor en el suelo .

  • Se decía que cuando Ali se lavaba para el salat, siempre se ponía páli-do y temblaba con ansiedad pensando en que se estaba preparandopara encontrarse con su Señor.

  • Una vez, un sahaba (compañero) necesitaba la amputación de unmiembro. Pidió que se le amputara mientras estaba haciendo el salat.

  • Una pared entera se desplomó en la mezquita mientras un compañerorezaba. Pero estaba tan absorto en su rezo que no se dio cuenta de loque había pasado hasta que terminó.

    ¿Cómo consiguieron ese nivel de satisfacción y paz interior que el salat deberíainspirarnos? ¿Es posible para nosotros alcanzar ese nivel también? ¿Cómopodemos hacer que nuestro salat sea tan efectivo? Esto es lo que vamos aaprender.

    La actitud es la clave

    Ahora, antes de poder hacer cualquier cambio, necesitamos reexaminar nues-tra actitud durante el salat.

    Pregúntate a ti mismo: ¿Por qué rezo? ¿Es solamente porqué debo hacerlo?¿Es solo para terminar con una obligación diaria y seguir con mi vida? ¿O esporqué todo el mundo lo hace y entonces yo también tengo que hacerlo?

    Es el momento de hacer un cambio. Necesitamos empezar a rezar con sinceroAmor. Rezar con el anhelo de estar con aquel al que amas. Rezar para sentir lapaz y el consuelo que llega cuando estás con aquel al que amas.

    Hay 3 razones por las que amamos a alguien:1. Ya sea por su belleza.
    2. O porque siempre es amable contigo
    3. O porque te ha hecho muchos favores.

    Piensa ahora en Allah, el Altísimo. Él va más allá de todo y más, ¿no? ¿No semerece Allah ser el más digno de nuestro amor sobre todas las cosas? Amarrealmente a Allah es probar el amor más grande que existe. Es probar real-mente la belleza de la fe:

En cuanto a la belleza de Allah, observa a tu alrededor todo lo bello de sucreación, mira la belleza externa e interna. Solo es una pequeña muestra de laesencia de la belleza que él contempla. Si cada persona hubiera sido creadacon la belleza del Profeta Yusuf, la paz sea con él, y su gran belleza se hubieracombinado con la belleza de cada cosa que vemos a nuestro alrededor – todoello en comparación con la belleza de Allah, sería como una débil luz de velafrente a la luz del sol. Y la belleza de Allah es única, y está unida a la gloriaeterna. Solo piensa que Él pone el más bello y glorioso rostro para ti cuandoempiezas a rezar.

La belleza de Allah es tan inmensa que no podemos verle en este mundo, y siél tuviera que manifestarnos su grandeza, todo lo que existe se quemaría. Re-cuerda lo que le pasó al profeta Musa, que la paz sea con él, cuando una vezpidió ver a Allah el Altísimo, y le dijo: “Tú no puedes verme. Pero mira haciala montaña, si permanece firme sin moverse, entonces serás capaz de verme”.

“Y cuando Musa vino a Nuestra cita y su Señor le habló, dijo: ¡Señor mío!Muéstrate ante mí para que pueda verte; dijo: No Me verás, pero mira el mon-te y si permenece en su sitio entonces Me verás. Y cuando su Señor se mani-festó en el monte lo pulverizó y Musa cayó fulminado” [Corán 7:143]. Estofue lo que le pasó a Musa solo con mirar la montaña y la belleza de Allah.Imagina si lo hubiera visto directamente.

Con la gracia de Allah y sus favores sobre nosotros, solo cierra los ojos unmomento para apreciar el don de ver. Si tuviéramos que contar todos los fa-vores de Allah hacia nostros, nunca llegaríamos a mencionarlos todos. Y aveces nos quejamos cuando un favor no se nos concede. No nos damos cuen-ta de manera retrospectiva, de que era mejor así para nosotros. El no conse-guir dicho favor, nos damos cuenta más tarde, que era en si mismo un benefi-cio, ya que Allah solo da cosas buenas.

E imagina. Cuando desafíamos y pecamos en contra de Allah, lo hacemosusando los favores y bendiciones que Él nos ha dado. Pero a parte de su amory misericordia hacia nosotros, Él continúa cuidándonos y protegiéndonos,incluso mientras estamos cometiendo esos actos. No encontrarás nadie másbondadoso ni más generoso. No encontrarás a nadie que merezca más tuamor que Él.

Recuerda esto: la dulzura de este mundo está en recordarle, la dulzura de laotra vida está en verle. La próxima vez que te prepares para rezar, hazlo por-que lo amas, hazlo porque le echas de menos y porque quieres estar con Él.Siente como se llena tu corazón. Solo entonces, estarás acercándote a conse-guir esa paz interior y ese confort para el que está hecho el salat.

Sobre “Allahu Akbar”

¿Qué pasa realmente cuando decimos “Allahu akbar”?

Pero antes de ir a lo que realmente pasa, ¿Alguna vez te has preguntado por-qué empezamos a rezar diciendo Allahu Akbar? ¿Por qué en su lugar no deci-mos Subhana allah? Allahu akbar es la frase clave porque con ella afirmamosque Allah, el Altísimo, ante el que vamos a rezar, es más grande que cualquiercosa que nos esté ocupando en ese momento. Allah es más importante quenuestro trabajo, más importante que nuestros asuntos, más importante quenuestro sueño, nuestras facturas, nuestra familia y nuestros hijos, más impor-tante que todos nuestros problemas y todo lo que nos preocupa. Y ¿por quélevantamos nuestras manos en ese momento? Lo hacemos para dejar todo esotras de él. Elevamos nuestras manos como gesto de completa sumisión.

Cuando uno se pone a rezar, Allah, el Altísimo, ordena: “Que se alzen los ve-los entre yo y mi siervo”. Desde el momento que tu proclamas “AllahuAkbar”, Allah fija su bello y glorioso rostro hacia el tuyo y se queda contigo. Yno se aleja de ti, a menos que tu lo hagas. Eso ocurre cuando tu giras tu cabe-za o tu mirada, o desvias tu mente o tu corazón a asuntos mundanos. Y si tealejas o te distraes, Él te llama: “¿ te vuelves hacia algo que es mejor que yo?”y ordena que se bajen los velos.

Cuando dices Allahu Akbar, imagina que estás ante las cámaras y el piloto rojoque indica que “estás en el aire” se ha encendido. Pero no es gente corriente laque te está mirando, es el Señor de los mundos. En sus manos está todo loque eres y todo lo que serás. En sus manos está el universo entero que fluyeen perfecto orden. Nada, sea grande o pequeño, escapa a su control. ¿Cómo tepresentarás? Siente como tu corazón se acelera.

Después de “Allahu akbar” empezamos a recitar; cualquier mala obra cometi-da por voluntad propia de repente empieza a flotar... se eleva hasta llegar anuestra cabeza y nuestros hombros. En consecuencia, con cada Ruku (inclina-ción) y cada Sujud (postración) nos movemos, y estos pecados se van, se ale-jan de nosotros, se dispersan y desaparecen (más razón aún para mantenernosen estas humildes posturas cuanto más tiempo mejor ante nuestro Señor).

Con decir Allahu Akbar, cosas que estaban permitidas hace unos segundos, derepente, se vuelven prohibidas. Como comer, beber, hablar o movimientosinnecesarios. ¿Qué ha pasado? ¿Qué es diferente ahora? Simplemente, estasacciones no son propias de un encuentro de esta naturaleza. Porque el creyen-te ha respondido a la llamada y ahora está de pie humildemente ante su Señor.Ahora estás en otro nivel. Céntrate. ¿Sigues distraído? Es por eso que repeti-mos estas bellas palabras: Allahu Akbar, cada vez que cambiamos de postura.Es un recuerdo, y una nueva oportunidad de volver a concentrarnos.

Saluda al Creador y aleja al Intruso

Ahora ya has oficialmente empezado el salat cuando proclamas: “AllahuAkbar”. Bajas la mirada al lugar donde harás sujud (postración) y ahora colo-cas tu mano derecha sobre la izquierda cerca de tu pecho y de tu corazón.¿Por qué? Imagina que has entrado en un palacio real, y entras con un grupode personas que están a lo lejos. Algunas personas del grupo se te quedan mi-rando desafiantes con los brazos lado a lado. El otro grupo se queda mirandoel suelo y con sus manos cruzadas una sobre la otra.

Solo por la manera en la que están colocados, fácilmente podrás distinguir larealeza de los sirvientes del palacio, ¿o no? No es apropiado para nosotros,como sirvientes, sino estar en una posición de humildad cuando tenemos en-frente a Nuestro Señor. Es ser humilde cuando recordamos quiénes somosrealmente ante Él.

Pero recordemos que la humildad hacia Allah, el Altísimo, es una humildadque dignifica porque, en esencia, nos libera de la excesiva humildad hacia el pró-jimo. Como dijo el Profeta , “Aquel que es humilde ante Allah, es elevado[por Allah] con honores”



El amor de Allah: Vive la belleza del salat

 




 
Please login to leave review.
 
 
© 2020 Quran Project - All Rights Reserved.
Website Ecommerce and Search Engine Optimisation (SEO) developed by EvolveNet